Cuando hombres y máquinas hablan entre sí


No sé si Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, pero lo que sí tengo claro es que el hombre no ha sabido o no ha querido crear a los ordenadores a su imagen y semejanza.

Siempre me ha parecido curioso que unos seres que basamos nuestra inteligencia en la abstracción, hayamos creado unas máquinas cuya inteligencia se basa en la concreción; los ordenadores.

Pero supongo que era inevitable, ya que los creamos con el propósito de que fuesen grandes calculadoras, grandes descifradores de códigos.

El problema está en que ordenadores y personas no vivimos en mundos aislados, y al menos los humanos queremos comunicarnos con los ordenadores; darles órdenes, obtener resultados.

Ahora bien… ¿en qué idioma nos hablamos?

Al principio de los tiempos de la computación la cosa estaba clara… No se podían pedir peras al olmo, y los humanos debíamos hablar en el idioma de los ordenadores; tarjetas perforadas, código máquina, y listados interminables de unos y ceros.

Más tarde nos volvimos cómodos, y decidimos que la “lingua franca” debía ser el humano. Esto llevó a invertir gran cantidad de tiempo y esfuerzo de programadores en interfaces de usuario, programas para el análisis de los datos… Los ordenadores debían hacer el esfuerzo por entendernos.

Hace unos años, sin embargo, nació el XML. En principio no parece que el XML sea gran cosa. Por simplificar, el XML es “hablar humano” pero de una forma ordenada.

Por ejemplo pensad que queremos describir a una persona. Un humano diría: “Pedro es un hombre de 30 años de Madrid y vive en la calle de Alcalá”. La “traducción de esto a XML” podría ser algo así como:

<persona>

<nombre>Pedro</nombre>

<edad>30</edad>

<direccion>

<ciudad>Madrid</ciudad>

<calle>Alcalá</calle>

</dirección>

</persona>

Está claro que para un humano la representación del mensaje en XML es menos óptima que el mensaje original. Aún así, lo entendemos sin problemas.

Tampoco es que al ordenador le apasione este formato de mensaje, pero se conforma porque al menos se le ha pasado la información de forma ordenada.

El XML no tiene la fama que tienen otros desarrollos tecnológicos. Sin embargo pensad lo que implica que los hombres y las máquinas se puedan hablar entre sí…

Esta entrada fue publicada en reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s