La neutralidad de la red


Darwin postuló con sus teorías de la evolución de las especies, que sólo las mejor adaptadas a su entorno sobreviven al paso del tiempo de generación en generación. Al mismo tiempo, las mutaciones producen diferencias entre los individuos de la especie, de forma que las mutaciones que favorecen la adaptación perduran, mientras que el resto desaparecen.

Cuando alguien ve Internet tal y como existe ahora mismo, a veces tiene la sensación de que su existencia se debe a algún gran planificador que la ha diseñado tal y como es de cabo a rabo. Nada más lejos de la realidad.

Cuando se concibió arpanet (precursora de Internet) nadie pensó en los usos que le damos hoy día. Sin embargo, Internet tenía unas mutaciones con respecto a otros intentos de redes de conexión que la convirtieron en la red mejor adaptada al medio.

Uno de esos valores añadidos era sin duda el uso de protocolos de comunicaciones abiertos. Lo cual es muy lógico, porque si invento un idioma y no se lo explico ni dejo utilizar a nadie, entonces no habrá comunicación. Si sólo se lo dejo utilizar a mi tribu, no lograré una comunicación global. TCP/IP desde luego sí lo es.

Otra de las mutaciones beneficiosas, fue la independencia del hardware. Esto es, máquinas con elementos de comunicación lentos (módem 56k, por ejemplo) eran capaces de comunicarse extremo a extremo con cable-módem de fibra… o con smartphones conectados inalambricamente.

La jerarquización de las capas de protocolos tampoco es desdeñable. La posibilidad de reutiluzar el trabajo de otros y no tener que construir siempre todo desde cero es estupenda.

Sin embargo en este post quería hablar de la neutralidad de la red. Qué es esto? Sencillamente que en Internet todas las comunicaciones tienen la misma importancia. O lo que es lo mismo, que las peticiones de datos a mi blog se van a tratar igual que las de Obama a la red del pentágono.

Si los paquetes de datos son la sangre de Internet, las redes son sus arterias y venas. Y en Internet estamos es un peligro constante de colesterol.

Existen dos vías de reducir el riesgo de colapso. Reducir el tráfico, o aumentar el ancho de banda. Lo primero sería impensable hoy en día, y dado que cada vez se quieren ofrecer más servicios de valor añadido, es impensable que lo sea en el futuro. La segunda implica grandes inversiones.

Y como he mencionado en algún post, los operadores que tendrían que hacer esas inversiones están reticentes porque sienten que ellos ponen la mesa, pero son los proveedores de aplicaciones los que se comen la tarta. La idea que se les ocurre es el acabar con la neutralidad de la red, y hacer que cierto tráfico del que obtienen más beneficio, tenga prioridad sobre el resto.

Es una idea lógica, si no fuese porque posiblemente suponga matar a la gallina de los huevos de oro. Internet triunfa porque es como es. Y si se cambia, igual deja de ser tan atractiva.

Los operadores tienen que participar del negocio, porque son los que pueden acabar con el colesterol… pero no de cualquier manera.

La posibilidad de ofrecer nuevos servicios de valor añadido que sólo puedan ofrecer ellos, o los acuerdos de colaboración con proveedores de servicios parecen una mejor vía.

Esta entrada fue publicada en reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s