No luches en el campo de tu adversario


No sé si esta máxima aparece en “El arte de la guerra” de Sun Tzu (seguro que sí, porque no hay nada sobre competencia que no esté ahí. Donde seguro que está es en “El libro” de Steve Jobs.

No hace tantos años, cada vez que pasaba por delante de una tienda Apple, siempre me sorprendía de que aún no la hubiesen cerrado. Ordenadores más caros, con hardware no actualiable al nivel que estábamos acostumbrados en PC, y además, sin posibilidad de compartir aplicaciones con todos tus amigos. Quién iba a comprarse eso?

Bueno, sí. Estaban los freakies esos del diseño. Gente de bellas artes y periodismo. Ellos se veían obligados, porque no había aplicaciones PC que les sirviesen (y Apple debería ponerles un monumento, porque no habría sobrevivido sin ellos). Así que como primera reflexión, “incluso en los momentos malos, no sacrifiques a tus amigos”.

Los de Apple podrían haberse empeñado en seguir haciendo la batalla en el campo del adversario y haber muerto valientemente. Alguien habría dicho en su funeral: “sí, eran mejores técnicamente, pero no supieron entender al mercado” (al estilo de la muerte de Beta frente a VHS).

Pero en el caso de Apple no fue así. Si sabes que vas a perder batalla tras batalla, cambia las reglas del juego (segunda enseñanza).

Qué es lo que tenía Apple? Cuales eran los “activos intangibles de la empresa? Gran conocimiento de electrónica (hardware), de software y de diseño. Y todo esto con una cierta imagen de marca indicando calidad (y precio alto).

Así que la pregunta era si, aunque la gente no estaba preparada para valorar la calidad sobre el precio a la hora de comprar un ordenador, sí lo estaba para hacerlo en algún otro producto electrónico. Lo estaría para un reproductor mp3? La respuesta era SÍ. La respuesta era el iPod. (Nueva enseñanza, quizá servimos para más cosas que las que creemos).

Apple se podría haber quedado ahí, convertido en el número uno en la reproducción de audio. Sin embargo, Apple había estado atento, y había aprendido de sus fracasos (cuarta enseñanza). La gente quiere aplicaciones, pero no pagar mucho por ellas; y las dependencias son muy importantes.

Así que, por qué no hacer que la gente todavía tenga una mejor experiencia con tu reproductor mp3 si lo hace desde tu ordenador? A más de uno un iPod le llevó a comprar un iPad (no hay que dar nada por perdido, sobre todo si los costes están ya hundidos).

Y… por qué no aprovechar la difusión de Internet y la “long tail” para vender aplicaciones más baratas? (Hay que jugar con las reglas del presente, no las del pasado).

El resto es historia, iPod, iPhone, e iPad arrasando, y los iMac (y variantes) otra vez en el mercado.

Apple es invatible hoy día.

O no? Si hemos aprendido algo de la historia de Apple es que a toda situación se le puede dar la vuelta, pero hay que entender qué es lo que realmente quiere la gente en su momento.

Esta entrada fue publicada en emprendimiento. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s