El triunfo del ecosistema


El término ecosistema para denominar al conjunto de hardware, sistema operativo, aplicaciones y forma de obtenerlas, es posible que sea antiguo. Sin embargo, yo no lo había oído hasta hace poco, y me parece muy adecuado.

Si buscamos la definición en la RAE, nos encontraremos con lo siguiente; “Comunidad de los seres vivos cuyos procesos vitales se relacionan entre sí y se desarrollan en función de los factores físicos de un mismo ambiente”.

Quizá el tema de “ser vivo” pueda ser algo criticable, aunque lo que está claro que tanto el hardware como el software “nace”, “crece”, “se reproduce” y “muere”.

Lo que sin duda no es discutible es la intrínseca relación entre el hardware de los dispositivos, el sistema operativo, y las aplicaciones. Unos sin otros no existen. Es cierto que la relación está un tanto desbalanceada ahora mismo hacia el sistema operativo y las aplicaciones, pero lo cierto es que los “markets” y las “stores” son un caldo de cultivo en el que unos y otros se relacionan en simbiosis. Simbiosis además favorecidas por la proliferación de APIs abiertas (Google, Facebook…) que permiten el crecimiento de unas aplicaciones utilizando otras.

Ahora bien, el tema fundamental del que quería hablar en este post es la parte de “desarrollo en función de los factores físicos de un mismo ambiente”.

¿Cuales son estos factores físicos para el caso de los smartphones?

  • Desde luego un factor físico fundamental es el acceso al ancho de banda de conexión. El concepto de smartphone no existe sin acceso sin restricciones a internet. Todo aquello que favorezca el acceso a este ancho de banda, servirá para que los seres vivos del ecosistema crezcan y se multipliquen. Lo que vaya en contra, hará que los miembros de un ecosistema crezcan más débiles y susceptibles a ataques de otros depredadores.
  • Otro factor físico es el volumen de gente cuidando del ecosistema, y sobretodo de la capacidad de realizar acciones conjuntas de estos cuidadores.

– Por último

O lo que es lo mismo, si los fabricantes iOS, Android, o webOS quieren crecer, deberán:

  • Lograr vencer las reticencias de los operadores de comunicaciones compartiendo parte del negocio con ellos, o bien convertirse en operadores.
  • Favorecer el acceso de los desarrolladores, y sobretodo dotarles de las herramientas que favorezcan que de proyectos individuales simples, surjan proyectos más complejos y coordinados.
  • Analizar si realmente hay cabida para todos los ecosistemas, unos van a sobrevivir sobre las cenizas de otros, o incluso si una saturación va a provocar un rechazo… y entonces renunciar al orgullo, y buscar estrategias de “ganar – ganar”.

Por otra parte, si un país no quiere quedarse atrás tecnológicamente deberá:

  • Contribuir de manera fehaciente al acceso barato al ancho de banda. Cada euro invertido en esto tiene que tener un fenómeno apalancador terrible.
  • Favorecer el uso y desarrollo de las nuevas tecnologías a todos los niveles, y canalizar éxitos y fracasos.
  • Asumir las filosofías implicadas, y no sólo hacer una adopción “de boquilla”.
Esta entrada fue publicada en reflexiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s